PECSA Lab

espacio de coworking madrid

El coworking en la era post-covid

La coyuntura manda y, lo que antes era una opción para algunas empresas, hoy se convierte en una necesidad para poder seguir produciendo al mismo nivel que antes de la pandemia de COVID-19. La distancia social se impone en el día a día y, por ende, también en el mundo empresarial y del emprendimiento. Ante este nuevo panorama, es comprensible que aumente la demanda de un espacio de coworking en Madrid. Vamos a ver las razones. 

En los últimos meses, las empresas han hecho importantes cambios. Han tenido que adaptarse a la nueva realidad derivada de la pandemia de coronavirus e implementar fórmulas de trabajo en remoto y espacios de colaboración virtuales. Teniendo en cuenta que el teletrabajo ha llegado en muchos casos para quedarse, algunas organizaciones empezarán a dejar de tener oficina física. ¿La solución cuando haya que reunirse cara a cara? Alquilar una sala de coworking en PecsaLab

Una nueva realidad 

Las ventajas del teletrabajo y del coworking ya eran evidentes antes de la COVID-19, pero parece que ahora lo son algo más. Para muchas empresas ya no tiene sentido alquilar grandes espacios o asumir los altos costes que supone donarlos de electricidad, conexión a Internet o servicios de limpieza. Ante este escenario, se buscan alternativas. Por eso, en la era post COVID-19 los espacios de coworking se postulan como una opción viable y acorde a los nuevos objetivos de las empresas. Teniendo en cuenta que estos espacios de coworking nos ofrecen áreas de trabajo flexibles, son ideales para, cuando no haya oficinas, pueda acudir el personal cuando tenga necesariamente que hacer algo de forma presencial.

Por descontado, en estos espacios habrá que respetar estrictos protocolos de limpieza y desinfección. También mantener el distanciamiento social, limitar el número de personas que puedan estar en el coworking al mismo tiempo o establecer horarios escalonados. Todo dependerá, claro está, de las normas que impongan las comunidades autónomas y ayuntamientos donde estén situados estos espacios de trabajo.

En definitiva, la pandemia ha sido el detonante de importantes cambios en la forma de trabajar de las empresas. Un contexto del que el coworking puede salir muy beneficiado.