PECSA Lab

espacio de coworking en Madrid

La experiencia de compartir coworking con profesionales de distintas ramas

Como espacio de coworking en Madrid creemos firmemente que convivir con profesionales de distintas ramas puede ser una experiencia sumamente enriquecedora siempre y cuando hagamos las cosas bien. Vamos a ver cómo sacar el máximo provecho y tener la certeza de que estamos eligiendo bien cuando optamos por situar nuestro “centro de operaciones” profesional en este tipo de espacios. 

En un espacio coworking nos podemos encontrar personas con capacidades, perfiles y actitudes muy diversas. Perfiles de coworker diversos con los que podremos convivir sin problema, aunque a priori nos parezca complicado por ser de ramas profesionales distintas. Nada más lejos de la realidad. De hecho, puede ser sumamente provechoso. Para ellos, es importante tener la mente abierta y considerar las grandes ventajas del trabajo colaborativo. En general nos vamos a encontrar a gente dispuesta a colaborar con el entorno y los compañeros. Profesionales con grandes capacidades de adaptación y aprendizaje. Con amplio manejo de dispositivos digitales como tablet, portátil o smartphone. Personas que, de hecho, nos pueden llegar a echar un cable si por ejemplo tenemos dudas sobre tecnología, redes sociales, blogs, etc. 

Los coworkers forman parte de una generación sumamente creativa. Una generación en la que el trabajo en remoto cobra cada vez más importancia. 

En un espacio como Pecsa Lab es fácil toparnos con emprendedores en los que inspirarnos y que nos animen a dar el salto definitivo y poner en marcha el proyecto empresarial que podamos tener en mente. Muchas personas ven en espacios como este una interesante opción para comenzar su recorrido laboral, establecer contactos, aprender o incluso tomar parte del proyecto de otro profesional. 

Modalidades de empleo cada vez más flexibles

Estamos viendo modalidades de empleo cada vez más flexibles, más presencia del teletrabajo aunque todavía vamos bastantes pasos por detrás en comparación con nuestros vecinos europeos. Muchas veces, las pequeñas o medianas empresas, como las micropymes, ven en los centros de coworking una forma de reducir presupuesto al no tener que mantener unas instalaciones propias.