PECSA Lab

alquiler coworking madrid

¿Oficina compartida o despacho en un coworking?

Una de las preguntas más frecuentes que recibimos por parte de las personas que vienen preguntando por el alquiler de un coworking en Madrid es si es mejor que se sitúen en el espacio compartido o decantarse por un despacho privado.

No hay una respuesta correcta a esa pregunta, de hecho, dependerá de las necesidades de la empresa o persona. Lo que sí podemos hacer es nombrarte las ventajas de cada una de las opciones, de esta forma te será más sencillo decantarte por una u otra.

Ventajas de la oficina compartida

Las ventajas de trabajar en el espacio común son las mismas que se derivan de trabajar en un coworking:

  • Ahorro de dinero: los costes de una oficina compartida son mucho menores que en una propia. No tienes que comprar mobiliario, ni equipamiento como impresoras, máquinas de cafe… Además, en el precio están incluidos los gastos de internet, luz, agua, limpieza,… con lo cual sabes con exactitud cuáles serán los costes del espacio cada mes. En el caso de decantarte por el espacio común, los precios serán más bajos que si eliges un despacho privado.
  • Ampliable: ¿tu equipo crece? ¿Necesitas más espacio? Solo tienes que pedir que te pongan unas cuantas mesas más. No necesitas buscar una oficina nueva, simplemente pedir más espacio en el coworking.
  • Networking: una de las grandes ventajas del alquiler de un coworking en Madrid, o en cualquier otra ciudad, es que te permiten encontrarte con otros profesionales de perfiles similares o complementarios. Con ellos puedes compartir ideas y consejos, colaborar en proyectos, etc.

En Pecsa Lab disponemos de un espacio común de 200 m2, con grandes ventanales, donde trabajar será un placer.

Ventajas del despacho privado 

Cuando te dispones a alquilar un coworking en Madrid también tienes la opción de alquilar un despacho privado para montar tu pequeña oficina. ¿Las ventajas? Te las enumeramos:

  • Intimidad: si la idea de compartir espacio con otras personas de otras empresas te da un poco de miedo por si tus empleados pierden intimidad, esta opción es perfecta. Estaréis en un coworking pero disfrutando de vuestra propia sala.
  • Silencio: la gente que trabaja en un coworking suele ser muy respetuosa con las normas. Una de ellas es no hablar alto. Si aún así quieres asegurarte el silencio, en un despacho privado nadie os molestará.
  • Reunión: en los coworking existen las salas de reunión para poder acudir con tu equipo o tus clientes y que nadie os moleste ni escuche vuestras conversaciones. Si disponéis de vuestro propio despacho, no tendréis problema si esta sala de reuniones está ocupada por otros coworkers, podréis reunirnos en la intimidad de vuestro despacho.
  • Almacenaje: si por diversos motivos tienes que acumular algunas cajas en vuestro lugar del trabajo, en tu despacho a nadie le molestarán, en el espacio común puede que no haya sitio para dejarlos o, incluso, que haya una norma que impida que lo hagáis.

Si aún así no tienes claro qué opción es la ideal para ti o para tu empresa, te invitamos a probar el mejor espacio de coworking en Madrid, PecsaLab.